Conoce la hermosa historia de amor de la Flor de Cerezo

Cuenta la leyenda que hace cientos de años, en el antiguo Japón, en la época feudal donde se llevaban acabo numerosas batallas, existía una zona de hermosos campos llenos de cerezos. Y precisamente en uno de esos campos existía un árbol que pese a tener vida, sus ramas no florecían.

La tristeza era su única compañía, ya que ni animal ni hierba se acercaban a el por miedo a morir.

Una noche se le apareció un hada que le ofreció su ayuda para que vuelva a ser radiante y hermoso. Le ofreció practicarle un hechizo que duraría 20 años, en ese transcurso de tiempo debía emocionarse y sentir como si fuese un humano. Para ello podía convertirse en humano y en árbol indistintamente. En el caso de no conseguirlo, moriría sin remedio. Y es así como, tras el hechizo, el árbol impaciente se volvió paciente por dos décadas.

Casi cuando el plazo se iba a cumplir apareció una joven de quince años, pensó que esta dulce joven sería su salvación y que podría conquistar a quien le devolvería la primavera en forma de flor. Y fue así como Sakura, cuyo significado es Flor de cerezo, conoció a un hermoso joven llamado Yohiro que significa Esperanza, de largos cabellos dorados y ojos aguamarina . Conversaron por largo tiempo y descubrieron que compartían la misma afición por los libros.

Al oscurecer, Sakura invitó a Yohiro a cenar en su casa, y entre conversación y conversación se dieron cuenta que su amistad se iba solidificando. Cuando tuvieron que separarse el silencio los invadió.

Inesperadamente, esa misma noche, la madre de Sakura decidió cortar el cerezo seco y marchito. Yohiro sintió un miedo infinito al ver peligrar su esperanza de ser árbol en flor. Sakura suplico a su madre que soltara el hacha y le confió su secreto mejor guardado: El cerezo era su único amigo.

Gracias a ese árbol ella había tenido las mejores tardes de lectura y conversaciones. Y fue precisamente bajo sus ramas rotas donde conoció el amor.

De repente, aquel árbol comenzó a desprender un brillo radiante y todos fueron testigos de como toda su apariencia cambió, sus ramas marchitas caían y se tornaban vigorosas, floreciendo las flores que en otro tiempo no existían.

El hada, artífice del hechizo hacía dos décadas, dio a Yohiro la oportunidad de elegir entre la forma de humano o la de árbol. Y fue así como los dos jóvenes, abrazados, decidieron emprender otra aventura juntos. La hermosa aventura de amar.

Y desde ese día el cerezo siempre permaneció con flor como símbolo de amistad y de amor que se profesaban Sakura y Yohiro.

Cr. Floríndez – flores y alfajores

Síguenos en Instagram: Mi Asia Pop (@miasiapop)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

SIGUE NUESTRO CANAL

¡Compártelo con tus amig@s!