EL COFRE DE MAP “Meiko Kaji la primera Dokumo de Japón”.

Japón tiene innumerables estilos de moda, y cada uno de ellos llevan nombres que identifican su forma de vestir. La extravagancia de los adolescentes japoneses, es cada vez mas, androgina contagiando al mundo entero.

Algunos de estos estilos son extremos y vanguardistas, similares a la alta costura vista en pasarelas europeas. El ascenso y caída de éstas tendencias ha sido narrada por Shoichi Aoki desde 1997.

Aunque los estilos han cambiado a través de los años, la moda callejera sigue formando parte importante de la cultura japonesa, jóvenes adultos pueden ser vistos a menudo usando estilos de subculturas encontrados en grandes distritos de moda urbana como Harajuku, Ginza, Odaiba, Shinjuku y Shibuya.

Existen tantas denominaciones en la moda japonesa, que hoy en día, la moda toma un giro asombroso que miles de jóvenes en todo el mundo se apoderan de el, que lleva por nombre Dokumo.

Una mujer fue la pionera de este ejemplar estilo, que hoy se ha convertido en todo un fenómeno, su nombre es Meiko Kaji, la primera Dokumo en la historia de Japón.

Mucha gente asume que dokumo comenzó con modelos gyaru. Sin embargo, serían incorrectos. La primera dokumo cotizada fue en 1984 con la revista de Oliva (suspendido) que asumió Meiko Kaji.

Meiko es una actriz de cine y cantante enka japonesa. Fue famosa por su expresiva mirada. Comenzó su carrera cinematográfica en los años 60 para la Nikkatsu, pero logró su primer papel importante en la serie “Stray Cat Rock”, con el cual saltó a la fama. La serie se volvió muy popular, debido a la acción de las peleas y la mirada fría y perturbadora de Kaji, quien se volvió ídolo de la juventud japonesa.

Firmó con Toei, donde consiguió una gran salto para su carrera, allí protagonizó una de sus exitosas películas: Female Prisoner #701: Scorpion, un film donde una mujer era encerrada injustamente y debía soportar la crueldad y maltratos de los guardias. El público se impactó con la intensa mirada que Meiko sostenía al encarnar la furia de una mujer con sed de venganza. Fue un ícono entre las mujeres de Japón.

Paulatinamente, Meiko, elaboró una importante carrera como cantante, usando varias de sus canciones para los soundtracks de las películas donde ella actuaba. En la actualidad, Kaji realizó algunas interpretaciones en algunas series. Ella es un ícono japonés, junto a una voz increíble, logró quedar entre las mujeres fatales del cine.

Su historia como Dokumo, fue gracias a su peculiar estimo de vestir, pues en aquellos años, Japón aun no era tan liberal en la moda. Su asombrosa cabellera y facciones afiladas la convirtieron en una belleza que las portadas de revistas deseaban tener en su portada.

La menera de posar, no cambiaba en absoluto, pues su mirada fría era lo que enloquecía a millones de fanáticos. La desaparecida revista “Olivia”, fue quien la corono como una lectora modelo lo que viene significando “Dokumo”.  ‘Dokusha moderu’ o modelo lector,es un tipo especial de modelo que solía ser un lector de la revista de moda que ahora modela en ellas. El termino Dukumo dio inicio en el año 2000, pero viene siendo adaptado atreves del estilo de Meiko.

Es posible que un modelo de lector se convierta en un modelo exclusivo, y aunque es muy raro incluso puede llegar a ser actores con talento. Meiko fue todo lo contrario, pues ella fue una destacada actriz y cantante que poco a poco su popularidad la convirtió en modelo.

Meiko Kaji hoy en día sigue siendo recordada por muchos nipones, gracias a su increíble trabajo como actriz y cantante. Pero su legado, fue su gran estilo de la moda y su asombrosa mirada pues Meiko ha sido por mucho tiempo la inspiración de Quentin Tarantino.

Síguenos en Instagram:@miasiapop

¡Compártelo con tus amig@s!