Japanese Yuuka Hasumi, 17, and Ibuki Ito, 17, also from Japan, who want to become K-pop stars, perform at an Acopia School party in Seoul, South Korea, March 16, 2019. Acopia is a prep school offering young Japanese a shot at K-pop stardom, teaching them the dance moves, the songs and also the language. REUTERS/Kim Hong-Ji SEARCH "SOUTHKOREA KPOP" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES. TPX IMAGES OF THE DAY

El estrellato del K-Pop atrae a jóvenes japoneses a Corea y descubren lo duro que es la preparacion

Yuuka Hasumi suspendió la escuela secundaria en Japón y viajó a Corea del Sur en febrero para probar sus posibilidades de convertirse en una estrella del K-pop, incluso si eso significa largas horas de entrenamiento vocal y de baile, sin privacidad, sin novio , e incluso sin teléfono.

Hasumi, de 17 años, se unió a Acopia School en Seúl, una escuela preparatoria que ofrece a los jóvenes japoneses una oportunidad por el estrellato K-pop, enseñándoles los movimientos de baile, las canciones y también el idioma.

Ella es una de entre un millón de aspirantes a la estrella del K-pop, de Corea del Sur y del extranjero, con la esperanza de obtener una oportunidad de audiciones super competitivas por parte de las principales agencias de talento que se enfrentarán a unos pocos seleccionados como “aprendices”.

“Es difícil”, dijo Hasumi en japonés, empapada en sudor de una lección de baile a la que asistió con un amigo de 15 años, Yuho Wakamatsu, también de Japón.

“Pasando por un entrenamiento estricto y llevando mi habilidad a un nivel superior a un escenario perfecto, creo que es cuando es bueno hacer un debut”, dijo.

Hasumi es una de los más o menos 500 japoneses jóvenes que se unen a Acopia cada año, pagando hasta $ 3,000 al mes por capacitación y pensión.

La escuela también organiza audiciones para sus candidatos con compañías de gestión de talento que han sido la fuerza impulsora detrás de la cultura pop de la “ola coreana” que explotó en el escenario mundial en la última década con actos como la banda BTS de chicos topping de listas globales.

La afluencia de talentos japoneses que está cambiando la industria del K-pop se produce en un momento de acritud política cada vez más amarga entre los dos países que ha dañado las relaciones diplomáticas.

De acuerdo con un observador desde hace mucho tiempo, la tensión ha hecho poco para acabar con la locura del K-pop entre los jóvenes japoneses y la disposición de las agencias coreanas para asumir el talento japonés.

“Están locos por BTS allá en Japón”, dijo Lee Soo-chul, miembro de la junta del Foro Seúl-Tokio, una fundación privada con miembros de diplomáticos y ejecutivos de empresas de ambos países.

Los grupos de K-pop y los músicos coreanos veteranos están vendiendo salas de conciertos en todo Japón, dijo Lee, un ex jefe de operaciones en Japón del Grupo Samsung. “No hay animosidad entre Corea y Japón allí”.

CONGELADOR

Las tensiones originadas en la colonización japonesa de Corea entre 1910 y 1945 se han incrementado luego de las sentencias judiciales de Corea del Sur contra las empresas japonesas por trabajo forzoso, y en medio de la percepción en Corea de que el liderazgo de Japón no ha compensado adecuadamente su pasado colonial.

Pero la popularidad de la cultura coreana y la música K-pop está aumentando en Japón, y muchos fanáticos y artistas dicen que no les molesta la tensión diplomática.

“Puede que me critiquen por ser japonés, pero quiero pararme en un escenario y hacer que (los surcoreanos) sepan que los japoneses pueden ser tan geniales”, dijo Rikuya Kawasaki, una estrella del K-pop japonés de 16 años que audicionó sin éxito. en tokio para la escuela de acopia.

Para las escuelas y agencias, el mercado de música de Japón, el segundo más grande después de Estados Unidos y más grande que China, es un gran premio y muchos han estado en una campaña para reclutar talento japonés.

“Será bueno si Japón y Corea del Sur se llevan bien con la música”, dijo Hasumi a Reuters durante un receso de su clase de idioma coreano.

Algunos trasplantes japoneses ya lo han hecho grande. Los tres miembros japoneses de la banda de chicas Twice ayudaron a hacer del grupo el segundo acto más popular en Japón, después de BTS.

Su éxito ha llevado a JYP Entertainment, la agencia surcoreana que apoya a Twice, a planear el lanzamiento de un grupo idol que incluye solo a chicas japonesas.

Japanese Yuuka Hasumi, 17, who wants to become a K-pop star, watches her friend’s performance during their street performance in Hongdae area of Seoul, South Korea, March 21, 2019. Hasumi put high school in Japan on hold and flew to South Korea in February to try her chances at becoming a K-pop star, even if that means long hours of vocal and dance training, no privacy, no boyfriend, and even no phone. “It is tough,” Hasumi said. “Going through a strict training and taking my skill to a higher level to a perfect stage, I think that’s when it is good to make a debut.” REUTERS/Kim Hong-Ji SEARCH “SOUTHKOREA KPOP” FOR THIS STORY. SEARCH “WIDER IMAGE” FOR ALL STORIES.

Los funcionarios de la agencia se muestran reacios a discutir su éxito en Japón y la infusión de talento japonés, desconfiando de alimentar una reacción política cargada, dijeron fuentes de la industria.

DURO CAMINO HACIA EL STARDOM

No hay escasez de aspirantes japoneses dispuestos a entrenar bajo la atenta mirada de las agencias de talento, y algunos han dejado carreras exitosas en casa en busca de la fama del K-pop.

“He escuchado historias sobre no tener tiempo libre o no poder hacer lo que quiero. Pero, creo que todas las estrellas de K-pop que ahora se están presentando han ido por el mismo camino “, dijo Nao Niitsu, una estudiante de primer año de la universidad de Tokio, de 19 años.

Durante una visita a Seúl pagada por su madre, ella misma fanática de BTS, Niitsu hizo una audición para 10 agencias y fue aceptada por cinco.

Debut es difícil de encontrar, a diferencia de Japón, donde es más fácil para los ídolos comenzar y luego pueden perfeccionar sus habilidades y trabajar en su atractivo con los fanáticos.

Miyu Takeuchi dijo que no fue una decisión difícil dejar una carrera de 10 años con una banda idol AKB48 en casa en Japón para firmar con la agencia de K-pop Mystic Entertainment en marzo como aprendiz.

Incluso con su experiencia, tiene siete horas de entrenamiento vocal al día y dos horas de clases de baile dos veces a la semana, además de clases de coreano a primera hora de la mañana.

No se le permite tener un novio, pero dice que no se arrepiente, a pesar de que no hay ninguna garantía de que lo logre.

“No sé cuánto tiempo durará mi período de entrenamiento, pero tiene que llegar a un punto en el que mis entrenadores y la empresa de gestión digan ‘¡Miyu, eres un profesional!'”

Cr. Reuters

Síguenos en Instagram: Mi Asia Pop (@miasiapop)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

SIGUE NUESTRO CANAL

¡Compártelo con tus amig@s!