Convivir con los muertos: la extraña tradición de Toraja una región de Indonesia

Sus habitantes conviven con sus familiares fallecidos durante meses e incluso los sacan de sus tumbas años después para bañarlos, vestirlos y darles de comer

Para los toraja no existen diferencias tajantes entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Por eso, aun después del entierro, es habitual que los toraja saquen periódicamente los cuerpos de sus familiares de sus tumbas

Los llevan a su casa, los bañan, visten con ropas nuevas y ofrecerles alguna de sus comidas o bebidas favoritas.

Los toraja que habitan en la región de Sulawesi, en Indonesia, no creen que la muerte sea un hecho abrupto, como en Occidente, sino un proceso paulatino y lento en el que el alma está presente en un cuerpo sin vida y se va despidiendo de a poco.

Las familias conviven con sus muertos durante días, semanas, meses y a veces hasta años, a la espera de la llegada de algún familiar que se encuentra lejos.

Al difunto se lo llama makula (persona enferma) y sus familiares deben vestirlo, llevarle bebida, comida y hasta conversar con él.

El funeral es todo un gran evento, donde para honrar al muerto, sacrifican gallos, cerdos y búfalos (dependiendo de la importancia de la persona, dependerá el número de búfalos sacrificados).

Consideran que los cuerpos sin vida de los animales se mantienen junto con el cuerpo del difunto y lo ayudarán en su viaje hacia Puya.

Luego introducen el cuerpo en el ataúd acompañado de algunos recuerdos y lo llevan hasta el acantilado, donde lo introducen en una cueva o en un agujero tallado en la roca.

Cuando muere un bebé o un niño al que no le han salido los dientes, el ritual es distinto: ellos realizan un nicho en un árbol, donde introducen el cuerpo y lo tapan a la espera de que sea absorbido por el árbol y vuelva a la naturaleza.

Cr. Yo curioso

Síguenos en Instagram: Mi Asia Pop (@miasiapop)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

SIGUE NUESTRO CANAL

¡Compártelo con tus amig@s!