En Camboya los papás construyen cuartos para que sus hijas tengan sexo.

Nos puede parecer muy extraño, especialmente porque vivimos rodeadas de una cultura que idealiza la virginidad y la “pureza”, pero en un pueblo de Camboya la búsqueda de una pareja implica que las adolescentes inviten a varios chicos a su cama, con el permiso y conocimiento de sus papás.

Cuando una niña tiene entre 13 y 15 años en la tribu Kreung de Camboya sus papás le construyen una casita alejada de la casa principal a la que llaman “choza de amor” para que las chicas puedan tener todo el sexo que quieran mientras buscan a una persona con quien quieran pasar su vida.

Si una chica siente interés por un niño lo puede invitar a su choza, donde, si, ella lo decide pueden tener relaciones sexuales.

La decisión es enteramente de la niña, e invitar a alguien a su choza no automáticamente significa sexo, algunas parejas sólo platican para conocerse mejor o duermen.

Por las mañanas los chicos se tienen que ir antes de que amanezca, pues sólo las parejas comprometidas pueden ser vistas juntas en público, pero no hay un límite de chicos que las chicas pueden conocer o invitar a tener relaciones sexuales antes de encontrar al indicado.

No existe un estigma sobre el sexo como lo vivimos aquí. Aunque es costumbre utilizar condones si una chica resulta embarazada de alguien con quien decide no casarse, el hombre con el que sí termine educa al bebé como si fuera suyo.

Las chozas existen para darles a las chicas un espacio para conocer y encontrar una pareja para toda la vida.

Lo curioso es que en esta tribu no existen las violaciones, la violencia doméstica ni los divorcios. Vivir sin perjuicios sexuales permite a estos jóvenes divertirse y conocerse sin preocupaciones y con el apoyo de sus padres.

Síguenos en Instagram: @miasiapop

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

¡Compártelo con tus amig@s!