Esta joven japonesa muestra un dulce rostro sin embargo el resto de su cuerpo no lo es.

Los estándares de belleza actuales (que se han mantenido casi intactos por siglos) en Japón son bastante diferentes a los nuestros. En este país la belleza femenina radica en la fragilidad, a menudo plasmada en su industria del entretenimiento como películas, espectáculos, revistas, etc.

Pero ahí no queda todo. Cuando decimos que esta joven rompe el molde hablamos en serio. Ella lo lleva a flor de piel: quien vea su rostro tierno y angelical no podría imaginar que el resto de su cuerpo alberga una impresionante musculatura que haría quedar en ridículo a cualquier hombre.

Ella también es fisicoculturista y junto con sus compañeras integra Cheer♡1, un equipo de porristas para la liga. Wrestling-1 quiso de esta forma atraer a una audiencia más grande en un país donde este deporte es tan popular que la competencia entre empresas es muy reñida.

Con solamente 1.50 cm de estatura, en su equipo se refieren a ella como la ‘hermana menor’. Sin embargo, por lo que se ve en las fotos que sube a sus redes sociales, Reika podría hacerle competencia incluso a los luchadores que alienta.

La joven se inició como modelo y entrar en el mundo del fisicoculturismo no fue nada fácil. Se dice que ella comenzó a modelar su cuerpo en secreto alrededor del 2015 y su representante incluso admitió haber manipulado sus fotos promocionales para que sus músculos no llamen la atención.

La revelación se dio recién el año pasado, cuando en un programa de variedades local admitió públicamente que se había dedicado al culturismo. Pese a este radical cambio y a romper esquemas en un país conservador, finalmente supo ganarse el corazón de los internautas nipones.

Ahora cuenta con miles de seguidores en cuentas como Instagram y Twitter y es una invitada regular en programas de televisión.

Cr. http://panamericana.pe

 

¡Compártelo con tus amig@s!