El Cofre de MAP: “La modelo medio-coreana, medio-negra que esta en el olvido”

Deborah Lee Garris, más conocida por su apodo “The Black Oriental” por su exótica apariencia mitad coreana y mitad negra, fue una pionera que se cree que es el primer modelo de ascendencia coreana en caminar por los principales desfiles de moda.

En la década de 1970, había una modelo mitad coreana, mitad negra que había caminado por la pista. para decenas de casas de moda de lujo en Europa, años después de su prolífica carrera como modelo en Nueva York.

Desde la década de 1970 hasta mediados de la década de 1980, Garris, cuyo nombre de modelo era “Chai”, había sido un modelo codiciada y disfrutaba de los máximos de su carrera. Garris caminó por más de 70 casas de moda de lujo, entre ellas Gucci, Mila Schon, Valentino, Yves Saint Laurent y Missoni, desde que debutó en la pasarela europea en Milán, Italia, en 1976, años después de su debut como modelo en Nueva York. ¿Cómo pudieron los coreanos olvidar por completo un modelo tan exitoso en la escena mundial de la alta moda?

En una entrevista por correo electrónico con The Korea Times, Garris, ahora de 63 años, ofreció algunas pistas sobre la pérdida de su fama en Corea y dijo que no tenía oportunidad de mezclarse con los coreanos en los años 70 y 80.

“Durante esos años, no conocía modelos coreanos. Los conocidos modelos asiáticos que trabajaban al mismo tiempo que yo eran japoneses y chinos”, dijo. “Siempre me preguntaba cómo sería trabajar en Corea … Siempre quise y sigo queriendo visitar Corea y experimentar las industrias de la moda y la belleza que tanto admiro”.

Sin embargo, en lo más profundo de su corazón, Garris dijo que le preocupaba cómo reaccionarían los coreanos a su mitad negra. “En el pasado, me preocupaba cómo me recibirían como una modelo coreana negra que no hablaba el idioma. Realmente desearía que mi madre me hubiera enseñado coreano, porque si lo hiciera, sería capaz de sentir aún más”. Conectado a la cultura y esta parte significativa de mi identidad “.

Vestido de vestir de Deborah Chai Garris por Gianni Versace en 1984 / Cortesía de Deborah Chai Garris

Kim Dong-su, profesora de la Universidad de Mujeres Dongduk en Seúl, dijo que los modelos coreanos en los años 70 y 80 no pudieron llegar a la escena de la moda mundial, en parte debido a la restricción de los viajes al extranjero que solo se eliminó en 1989.

“Fue difícil para Los modelos aquí para viajar al extranjero libremente debido a las restricciones de viaje “, dijo Kim. “Entonces, es natural que (Garris) no pudiera conocer a los modelos coreanos en Europa durante esos años”. Kim, una ex modelo antes de asumir un trabajo como docente en la universidad a fines de los años 90, dijo que nunca había oído hablar de Garris, pero lo que había logrado se ve como algo extraordinario.

Kim dijo que las 4 semanas de la moda de Big 4, a saber, Milán, París, Londres y Nueva York, son pistas de ensueño para todos los modelos. “Todos los modelos coreanos estarían muriendo por la oportunidad de caminar por las pistas de Big 4. Es como los jugadores de fútbol que juegan en la Premier League inglesa o en la Bundesliga de Alemania”, dijo.

Fue en los últimos años que Deborah Garris comenzó a soñar con explorar Corea y su industria de la moda. Ella y su esposo con sus tres hijos han vivido en Suiza desde 1993, años después de que se retiró de la modelación a mediados de la década de 1980 y se fue de Milán para formar una familia en los Estados Unidos. En Suiza, se hizo amiga de los coreanos y estuvo expuesta a una oleada de cultura coreana. Durante los últimos cuatro años, dijo que vio más de 60 dramas coreanos en el idioma original con subtítulos.

Me sentí conectado con la cultura a través de su cocina. Mi madre me enseñó a hacer kimchi, japchae y bulgogi. No fue hasta los últimos años que me di cuenta de cómo me siento muy coreana. He notado que esto en mis relaciones con mis amigos coreanos “, dijo Garris.

“(Cuando ella y sus hermanos eran niños) a mi madre le preocupaba que nosotros aprendiéramos inglés y nos incorporáramos a la sociedad estadounidense. Pero para mí fue una gran pérdida porque creo que el idioma es un puente cultural inmediato y, lamentablemente, mi conexión con la cultura coreana es limitado por este factor “. ‘Bebé GI’

Nacida en Nueva York en 1955, un año después de que su madre coreana Moon-ja y su padre afroamericano Benjamín Garris viajaran a Estados Unidos al final de su período de servicio en Corea, Deborah Garris era una niña fotogénica.

Era alta y delgada y todos la animaban a considerar convertirse en modelo. Siguió sus consejos y tomó un curso en la Escuela de Modelado y Actuación de Barbizon en Dallas, Texas, y aprendió a ponerse maquillaje, a peinarse ya caminar por la pasarela bajo la guía de modelos profesionales. Su brecha en la carrera se produjo en 1972 cuando se graduó de la escuela secundaria en Texas cuando iba a Nueva York para ganar dinero antes de ir a la universidad.

Debutó como modelo en el show Simplicity Pattern Company en el Hotel Plaza, que fue un almuerzo para 600 mujeres.

“Usé un hermoso vestido halter hecho de oro y fui acompañado por un modelo masculino de Ford llamado Allen Jeffers que llevaba un esmoquin. Después del espectáculo me sentí muy bien porque estaba realmente orgulloso de haber superado mi miedo y realmente tenía mucho de diversion.”

En Nueva York, su carrera como modelo había ido bien. Trabajó para Glemby International Hair Salon y el diseñador de cabello Walter Fontaine creó el famoso peinado de pirámide para ella. Su foto circuló a través de todos los salones de belleza en los Estados Unidos. También modeló para General Motors y fue modelo para Giorgio Sant’Angelo, quien dijo que “era una diseñadora increíblemente talentosa y una personalidad fabulosa”.

Deborah con su padre Benjamin Garris / Cortesía de Deborah Chai Garris

La educación asiática Deborah Garris llamó a su madre coreana Moon-ja “un tigre en todos los sentidos”. “Mi madre fue una sobreviviente y un ejemplo increíble para mí durante esos años tensos de sesgo racial”, dijo. “Ella me protegió con cada fibra de su ser usando todas las habilidades que me enseñaron mis abuelos coreanos”.

Los niños birraciales fueron víctimas de la intolerancia racial en Corea en los años cincuenta. En la sociedad coreana predominantemente homogénea en aquel entonces, los bebés GI eran considerados parias sociales, y especialmente los huérfanos birraciales de guerra eran los más afectados.

Deborah Garris dijo que la fuerte educación asiática de su madre mantuvo a su familia unida.

Hoy en dia se sabe poco de ella.

Deborah Lee Garris,

Cr. The Korea Times

Síguenos en Instagram: Mi Asia Pop (@miasiapop)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

SIGUE NUESTRO CANAL

¡Compártelo con tus amig@s!