For use only with Washington Post story NKOREA. Moved November 17, 2017. MUST CREDIT: Illustration by Dominic Bugatto

Lo que Corea del Sur no quiere que digan los desertores del Norte sobre el régimen de Kim Jong-un

Se espera que septiembre genere una ráfaga de actividad diplomática en la península de Corea, con planes en curso para que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, visite Pyongyang y la posibilidad de un viaje similar del presidente chino, Xi Jinping. A medida que el impulso se desarrolla, Josephine Ma y Jeong-ho Lee hablan con desertores y grupos de ayuda sobre lo que dicen es una creciente resistencia a sus críticas a Pyongyang.

Los desertores norcoreanos en el sur sienten que están siendo presionados para no criticar al régimen en Pyongyang desde las históricas conversaciones entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong-un en abril.

A un desertor, que da conferencias sobre la sociedad norcoreana en el sur, se le dio una instrucción de los superiores para evitar llamar al estado solitario un “régimen nuclear”.

También dijeron que habían sido “alentados” a tratar temas como los campos de prisioneros políticos de Corea del Norte y las cuestiones de derechos humanos como tabú, según la persona.

Los desertores también apoyan la visión a largo plazo de la reunificación, pero sus puntos de vista son muy diferentes de los sentimientos generalmente positivos del público surcoreano.

Muchos desertores creen que la unificación solo será posible con el derrocamiento del régimen de Kim.

Choi Seong-guk, un animador que huyó a Corea del Sur hace ocho años, también dijo que sentía que su libertad de expresión estaba bajo presión cuando habló en contra de la reconciliación intercoreana.

Choi, que dibuja dibujos satíricos sobre las violaciones de los derechos humanos en el Norte, dijo que una vez fue “expulsado” de un programa de televisión de Corea del Sur por hacer comentarios negativos sobre Kim.

“Me pidieron mi opinión sobre el viaje de Kim Jong-un a Corea del Sur. Les dije que no podemos creerle, ya que las personas en Corea del Norte siempre dicen ‘la paz solo vendrá después de que desaparezcan todos los capitalistas del Sur’. No deberíamos ser engañados por Kim Jong-un “, dijo Choi.

“Entonces, el anfitrión dijo: ‘Muchas gracias’ y me echó del show poco después. Tomó menos de cinco minutos “.

Choi dijo que el patrocinio de empresarios por su obra de arte también se había reducido, pero no estaba seguro de si tenía que ver con su postura política.

Eric Foley, fundador del grupo de ayuda La Voz de los Mártires – Corea dijo que el gobierno le dijo que detuviera su trabajo misionero de enviar Biblias al Norte. En cambio, los gobiernos de Pyongyang y Seúl dijeron que planeaban realizar un evento cristiano en el norte para exhibir la “libertad religiosa” y considerarían invitarlos.

“Prevén que habrá un momento en el que nos inviten a ir a Corea del Norte para hacer el trabajo cristiano en un entorno mutuamente acordado por los gobiernos de Corea del Norte y del Sur”, dijo Foley.

“Si el gobierno quiere invitarnos a cualquiera de esas actividades, lo consideraremos”. Pero, en general, nuestras actividades cristianas deben realizarse sin la mediación de los gobiernos “.

Ji Hyeon-a, una desertor de alto perfil que testificó acerca de sus sufrimientos ante las Naciones Unidas el año pasado y asistió a una reunión con el vicepresidente estadounidense Mike Pence en febrero de este año, también siente una presión similar.

Dijo que estaba decepcionada porque los temas de derechos humanos no se mencionaron en la cumbre intercoreana, ni en la cumbre Trump-Kim.

“[Ninguno de los líderes] mencionó nada sobre los derechos humanos [norcoreanos] … Trump incluso describió a Kim como un líder amante de los ciudadanos, lo que se sintió bastante desagradable”, dijo Ji.

“Hizo a los 32,000 desertores en Corea del Sur mentirosos”.

Pero Kim In-yong, otro desertor de 33 años que estudia en el Sur, apoya las conversaciones de paz y dijo que no era realista esperar que el régimen de Kim colapsaría pronto.

“Mientras más se exponga a Corea del Norte [a la comunidad internacional], más se preocuparán por los problemas de derechos humanos y tratarán de tomar medidas para cumplir con los estándares internacionales. Va a ser lento, pero tenemos que seguir tratando de cambiar la sociedad de Corea del Norte “.

Cr. South China Morning Post

 Síguenos en Instagram: Mi Asia Pop (@miasiapop)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

SIGUE NUESTRO CANAL

 

¡Compártelo con tus amig@s!