3 razones por las que nadie se atrevido abrir la tumba del emperador Quin Shin Huang

Los famosos guerreros de terracota son tan solo una parte del gigantesco mausoleo de Qin Shi Huang, el primer emperador de la China unificada, que reinó entre el 221 y el 210 a.C.

En realidad el complejo, situado a 30 kilómetros al este de Xian al noroeste del país, alberga más de 400 tumbas cubriendo la impresionante superficie de 60 kilómetros cuadrados. En él trabajaron más de medio millón de obreros durante 38 años, siguiendo un plan minucioso que pretendía reproducir a escala toda la China conocida.

Más 8.000 guerreros de terracota esculpidos en tamaño real, enterrados en trincheras forradas de ladrillo fueron encontrados en 1974 por un grupo de agricultores. Su función es custodiar la tumba del emperador, que está debajo de ellos.

La cámara principal, donde está la tumba del emperador, jamás ha sido abierta. Nadie se atrevió.

Existen 3 principales razones por las que se creen que es imposible abrirla.

1. El aire en China.

La principal razón que argumentan los arqueólogos es que la exposición al aire contaminado de China la dañaría seriamente.

2. Mercurio

Hay una segunda razón. Toda la zona está atravesada por ríos de mercurio, lo que haría muy peligroso ingresar a la cámara. De hecho, se sospecha que el propio emperador murió envenenado con mercurio.

3. La Maldición

No son pocos los que piensan que los agricultores que descubrieron el mausoleo quedaron malditos. A juzgar por su trágica historia no suena descabellado.

Primero les quitaron las tierras para explotarlas turísticamente, sin darles nada a cambio. Wang Puzhi se suicidó pobre y enfermo en 1997, y Yang Wenhai y Yang Yanxin murieron tres años después, sin poder costear sus tratamientos médicos de tan desamparados que estaban.

El gobierno chino, según recomendaciones de los arqueólogos que trabajan en el lugar, no permite que sea abierta y examinada hasta estar en posesión de la tecnología que permita con total seguridad evitar que lo que sea que haya dentro se estropee. Pueden pasar años, décadas o siglos hasta que eso ocurra.

Aunque no se sabe en qué condiciones se encuentran los cuerpos del emperador y de su corte, y uno de los responsables de las excavaciones de los guerreros de terracota, Duan Qingbo, considera que se habrán podrido; escritos antiguos detallan cómo su interior esconde tesoros de valor incalculable que seguramente se han mantenido en tan buen estado como las 6.000 estatuas encontradas hasta ahora. Pero los libros también describen trampas que podrían dificultar la apertura de la cripta

Es posible que nunca sepamos los secretos que guarda la tumba del emperador Qin Shi Huang.

Síguenos en Instagram: Mi Asia Pop (@miasiapop)

Instagram: (@momo_nalle)

Instagram:  (@tokiopara2)

SIGUE NUESTRO CANAL

¡Compártelo con tus amig@s!